El consejero de Economía e Infraestructuras, José Luis Navarro, ha señalado que actualmente la comunidad extremeña está “viviendo de las rentas” en materia de renovables, en tanto que aquélla debería encontrarse “creciendo más” a tenor del “muchísimo potencial” con el que cuenta en dicho sector.

Al mismo tiempo, ante el “nuevo escenario político” nacional en el que “ya nadie tiene mayoría” y en el que “es necesario el acuerdo por definición”, ha reivindicado la articulación de un “gran pacto de estado” sobre Energía que otorgue al sector en general, y al de las renovables en particular, “estabilidad, previsibilidad, seguridad jurídica” y un “marco regulatorio claro” que, “a ser posible”, surja como “acuerdo de todos”.

De este modo lo ha indicado con motivo de la presentación este miércoles en la Asamblea de Extremadura, en Mérida (Badajoz), del VIII Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España, editado por la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), y sobre el cual ha defendido que “ayuda a desmontar una serie de falsedades” que, según ha dicho se ha querido “repetir insistentemente” sobre el citado sector.

Así, en declaraciones a los medios de comunicación, ha incidido en que el citado estudio “demuestra” que “las energías renovables abaratan el precio de la electricidad”.

DESMONTAR FALSEDADES

En concreto, ha señalado como conclusión del citado informe que “con toda probabilidad las energías renovables no son las causantes del déficit de tarifa, en contra de lo que se ha querido decir”, sino “al contrario”, ya que “con números en la mano se demuestra que en el funcionamiento del mercado eléctrico español en el año 2015, en el que se fija día a día y hora a hora el precio de la electricidad, las energías renovables en el conjunto del año han abaratado el precio pagado por todos los consumidores por la electricidad en más de 4.000 millones de euros”.

Así, basándose en el citado estudio, ha resaltado que “si no hubiera habido energías renovables en España, ésas tan criticadas y tan atacadas por alguno, el conjunto de los consumidores se hubiera gastado más de 4.000 millones de euros por encima de lo que ya han pagado”.

Esto se produce, según ha añadido, porque las energías renovables tienen un “coste marginal” de funcionamiento “muy bajo”, de tal forma que una vez que se ha hecho una inversión en una planta fotovoltaica, termosolar o en un parque eólico “pueden ir a competir al mercado eléctrico diario con precios bajos”, lo que provoca que “tira hacia abajo también el precio final que se fija para cada día y para cada hora”.

“Es hora ya de decir bien claro que no son ciertas esas afirmaciones que por cansancio y por repetición se nos quisieron dar como ciertas de que las energías renovables eran las causantes del déficit de tarifa, y por tanto se nos venía a transmitir, de un encarecimiento del precio de la electricidad… no es cierto”, ha sentenciado Navarro, quien ha destacado que el estudio “riguroso” de APPA “demuestra” que “las energías renovables abaratan el precio de la electricidad”.

OTRA CONCLUSIÓN

También, como conclusión “negativa” del estudio, el consejero ha resaltado que en el año 2015 se confirma que “sigue totalmente paralizada la puesta en marcha de nuevas instalaciones de energías renovables en España”.

Al respecto, ha apuntado que mientras que en todo el mundo en 2015 se instalaron nuevas plantas de energías renovables por aproximadamente 150.000 megawatios, en España lo han hecho por “27”; y al hilo de esta cuestión ha considerado que “se necesita más que nunca un giro muy importante en el modelo energético español”.

En esta línea, ha lamentado que mientras que “prácticamente todos” los países desarrollados, en vías de desarrollo y emergentes “están creciendo cada año en potencia instalada renovable”, en España se llevan cuatro años de “parálisis total” en esta materia, lo que “afecta muy especialmente” a Extremadura.

Sobre esta cuestión, ha ahondado en que la “moratoria” de las renovables del Gobierno central del PP en 2012 “se produjo un abandono de numerosos proyectos de energías renovables que hoy podían haber sido una realidad, hoy podrían estar generando energía limpia, y que hoy estarían manteniendo puestos de trabajo” en la comunidad.

Así, de cara al “nuevo escenario político” en España en el que “ya nadie tiene mayoría, en el que es necesario el acuerdo por definición”, ha reivindicado “más que nunca un giro muy importante en el modelo energético” nacional, a través de un “gran pacto de estado sobre la energía” que le dé al sector energético “en general”, y al de las renovables “en particular”, ha dicho, “estabilidad, previsibilidad, seguridad jurídica” y “un marco regulatorio claro” que “a ser posible” surja como “acuerdo entre todos”.

Por ello, como “gran objetivo” en materia energética en la nueva legislatura que se iniciará en España ha reivindicado un “gran pacto de estado” en Energía.