El II Informe del Observatorio de Gestión Empresarial de la Biodiversidad recomienda a las empresas que cuenten con un defensor de la biodiversidad con campañas internas para los empleados en aras de fomentar la responsabilidad ambiental de las corporaciones.

Así, el documento destaca las iniciativas empresariales que se están desarrollando “al encuentro” con la biodiversidad e incluye una metodología en cinco pasos para fomentar la responsabilidad ambiental de las empresas.

En la presentación del informe, elaborado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad, este martes en el Real Jardín Botánico, el secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Pablo Saavedra, ha llamado a proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.

Saavedra ha destacado que los poderes públicos han incorporado a sus agendas la preocupación y el compromiso por preservar el entorno natural, pero ha señalado que todos los actores son “imprescindibles“.

De ese modo ha valorado la colaboración “con especial intensidad” que España está desarrollando entre las empresas y las administraciones por conservar el medio ambiente. “Asistimos a una progresiva transformación de la opinión pública en lo que se refiere a la relación entre desarrollo y protección medioambiental”, ha manifestado.

A ese respecto, Saavedra ha apuntado que el sector empresarial más innovador y con más proyección de futuro, ya está integrando en sus estrategias la variable medioambiental, como un aspecto destacado de la responsabilidad social corporativa.

En cuanto a la responsabilidad de las administraciones públicas ha dicho que estas tienen la responsabilidad de establecer un marco normativo estable que además de proteger, favorezca la armonización de la materia ambiental con otras materias como la económica, y que aúne la protección ambiental y el desarrollo.

Además, el secretario general del Club de Excelencia en Sostenibilidad, Juan Alfaro, ha presentado las principales conclusiones del observatorio, cuyo objetivo es mostrar la gestión de la biodiversidad y la integración de esta en la estrategia de las compañías.

El II Informe incluye marcos conceptuales y metodológicos para que las empresas puedan incluir en su estrategia un compromiso y responsabilidad con los bienes y recursos naturales, teniendo en cuenta la dependencia que cualquier acción empresarial tiene con los ecosistemas y sus servicios.

Lo novedoso del trabajo es una metodología sencilla, de cinco pasos para que las empresas se puedan iniciar en la gestión de la biodiversidad así como un resumen de tendencias internacionales y una colección de políticas públicas en la materia.

El método pasa por cinco puntos: situar la biodiversidad en el contexto empresarial y gestionar el capital natural en el mundo empresarial; asegurar el apoyo interno en la empresa, identificando un defensor de la biodiversidad dentro de la empresa y generar un ambiente favorable interno para lanzar la campaña a nivel interno; desarrollar una política de biodiversidad que deberá ser revisada, conocida y comprendida por la organización.

En cuarto lugar, la metolodología plantea desarrollar una estrategia de biodiversidad corporativa Jerarquía de Mitigación, que integre el concepto de ‘Impacto Neto Positivo’ en el negocio. Por último, el método se basa en definir un plan de acción de biodiversidad estratégico (PABE) que sea una herramienta corporativa orientada en la conservación y gestión de la biodiversidad y servicios ecosistémicos de forma sistematizada y auditable.

En este contexto, en el acto se han presentado las iniciativas ambientales incluidas en el Obervatorio de Prácticas Empresariales realizadas por BSH Electrodomésticos, CEMEX, Endesa, Iberdrola, Lafarge-HolcimHan, Red Eléctrica de España y Volkswagen.